Lo que creímos que duraría solo un par de meses, lleva casi un año y la “nueva normalidad” se ha instaurado poco a poco. En esta nueva forma de convivencia, el teletrabajo se ha masificado y, con ello, el crecimiento exponencial del sedentarismo. Por eso, aquí te explicaremos cómo mantenerte en forma en tiempos de teletrabajo.

Cuida tu alimentación

Si crees no tener tiempo para entrenar en casa o estirar, otra opción es que cuides tu alimentación.

Al estar gran parte del día en casa, tenemos comida a nuestra disposición cuando queramos. Muchas veces confundimos el hambre con el aburrimiento y, sin darnos cuenta, los kilos de más se van acumulando en nosotros.

  • La suplementación también es una opción interesante. No todos los alimentos del día a día logran cubrir nuestras necesidades energéticas. Debido a esto, el consumo de algunos suplementos en base a batidos son grandes aliados. En esta tienda por ejemplo, encontraremos multitud de productos recomendables.
  • Procura llevar una alimentación balanceada con abundantes verduras, grasas saludables y una buena fuente de proteína. Incluye también algunas frutas, aunque si tu objetivo es perder grasa no debes abusar de ellas.
  • Intenta eliminar alimentos ricos en carbohidratos refinados como el pan, productos procesados, azúcares y harinas.

Haz pausas y descansos

Permanecer muchas horas sentado produce problemas a largo plazo. Acortamos los flexores de la cadera, encogemos los hombros y perdemos la curvatura lumbar. Todo ello ocasiona dolores de cuello, malas posturas y pérdida de movilidad en general.

Lo bueno de que nadie controle tu trabajo es que puedes realizar pausas periódicas. Establece horarios para alejarte un momento del ordenador y camina, ve por algo de agua o simplemente despéjate.

Realiza ejercicios en casa

La realidad que debemos asumir es que los gimnasios están cerrados y no volverán en un buen tiempo. Si eres una persona activa, no te preocupes, pues existen enormes alternativas para ejercitarte en tu propia casa.

Tu cuerpo y el mundo son tus gimnasios, así que con algo de ingenio podrás ejercitar cada músculo que necesites. A este tipo de entrenamiento, que se basa en el dominio y control corporal, se le conoce como calistenia. Realiza flexiones, sentadillas y abdominales. Si te parecen muy sencillos, añade peso con una mochila con libros o botellas de agua. Notarás que mucho de tu mobiliario sirve para ejercitarte.

También es buena idea que consigas una barra de dominadas que se coloca en el marco de la puerta. De este modo, ejercitarás tu espalda, liberarás tus hombros y podrás pasar al siguiente nivel.

¿Te resulta muy fácil? Prueba con la flexión a una mano, la sentadilla a una pierna o las handstand push up. Te darás cuenta de que no necesitas de máquinas ni pesas para tener un entrenamiento duro de una hora.

Realiza estiramientos

El gran problema de trabajar sentados durante horas es la mala postura. Nuestro core se desactiva, los músculos se acortan y adquirimos patrones de movimiento poco saludables.

Para solucionarlo, párate de tu silla cada vez que sientas que has estado mucho tiempo sentado y estira. Enfócate en tus piernas, cuello, brazos, espalda y hombros. Diez minutos de estiramiento liberarán tensión muscular, además de ayudar a combatir malos hábitos posturales.

El yoga también es una excelente opción. Cuando mejores con estiramientos iniciales, puedes llevar tu cuerpo a límites insospechados.

Muévete a diario

Una de las grandes desventajas del teletrabajo es que ha reducido nuestra capacidad de movimiento considerablemente. Incluso quienes trabajan en oficina debían caminar hasta la parada de autobús, estacionar, subir las escaleras o, cuando menos, moverse para solicitar algo a algún compañero. Desde la comodidad de nuestro hogar todo ello se pierde.

  • Sé consciente de cuánto tiempo permaneces sentado e intenta solucionarlo. Puedes comprar una pulsera cuantificadora que te ayude a determinar los pasos que has dado en un día.
  • Fíjate un objetivo diario. Tal vez 5000 pasos sea un buen número para empezar. Recuerda que tu salud es muy importante y en tiempos de pandemia debes evitar caer en el extremo sedentarismo.

Está claro que el teletrabajo es una realidad y no nos queda más alternativa que adecuarnos a ella. Lo que sí está en nuestras manos es mantener un estilo de vida activo, saludable y con una buena alimentación. Después de todo, no es que nos dejemos de mover porque envejecemos, sino que envejecemos porque nos dejamos de mover.

Deja tu comentario