Hernia cervical: Ejercicios prohibidos

¿Qué es una hernia cervical?

Es la consecuencia de un disco intervertebral desgastado que se rompe por un lugar de su entorno y su contenido se sale y genera presión sobre una raíz nerviosa cervical. Se manifiesta con un dolor agudo, que variará dependiendo de la zona cervical en la que se produzca la hernia.

Hernia cervical: ejercicios prohibidos

Si eres amante del fútbol, te emociona, apasiona e incluso te gusta practicarlo pero padeces de hernia cervical, lo mejor será que lo veas por televisión. Ese deporte y todos los que tengan relación con correr detrás de una pelota te afectan.

El solo hecho de correr, con la intensidad de un futbolista, el roce físico con el otro jugador, las caídas y los golpes que puedas sufrir en un partido te malogran  considerablemente tu salud. Debes mentalizar que si tienes hernia cervical, los ejercicios prohibidos serán parte de tu vida.

El crossfit

Otra actividad física prohibida si tienes hernia cervical es el CrossFit. Califica dentro de los ejercicios prohibidos porque las actividades realizadas ameritan levantamiento de peso, ejercicios de gimnasia, carreas… son competencias de alta intensidad y una lesión cervical complica hacer todo sin salir lastimado.

Trotar o correr

Trotar o correr también tiene sus contraindicaciones. Se recomienda que sea en un suelo blando y que al hacerlo no esté presente ninguna molestia o dolor.

Ciclismo

El apasionante mundo del ciclismo y una hernia de disco no se llevan bien. Permanecer mucho rato sentado sobre tu tronco puede aumentar la presión sobre el disco cervical lastimado. Si al practicar ciclismo presentas dolor es que la hernia cervical está causando problemas.

Aeróbic

El aerobic califica dentro de las actividades deportivas que tienes restricciones si tienes una hernia cervical. La cantidad de movimientos y cambios bruscos en el torso del cuerpo pueden lastimar el disco afectado.

Pádel

En la lista también se suman el pádel, deporte de origen mexicano que usa tres elementos básicos: la pelota, la pala o raqueta y el campo de juego. Su dinámica incluye fuerza de choque, cambios bruscos de posición, rotación del cuerpo… todo lo que una persona con hernia cervical no puede hacer.

Otros deportes

El tenis, el tenis de mesa, fútbol sala, básquetbol, voleibol son varias las disciplinas deportivas que deben ser evaluadas con los médicos especialistas; son ellos quienes darán el veredicto sobre si es pertinente su práctica o no.

Si te gusta la actividad física pero sientes que molestias de ese tipo, lo mejor es no arriesgarte. Ten presente que los discos de las vértebras han perdido amortiguación y la intensidad del dolor que produce esa anomalía puede ser insoportable.

Actividad física. ¿Recomendable?

Correr es una actividad física que goza de mucha popularidad y como deporte tiene sus riesgos. Al correr, en cada paso, la zona lumbar recibe un impacto producto de la pisada. Eso puede afectar poco a quien corre si tiene algún problema de espalda o columna.

Correr con hernia discal es posible, aunque ciertas condiciones aplican y hay que tenerlas en cuenta.  Si presenta molestias al correr se sugiere que detenga la práctica por unas semanas, acuda el médico para que evalué el caso y de ser posible le asigne los analgésicos y antiinflamatorios que él considere pertinente.

Si al retomar la rutina, no presenta molestia, entonces significa que el tratamiento cumplió su objetivo. Si por el contrario persiste el dolor será el galeno tratante quien debe considerar las opciones más seguras y objetivas al caso: la última de ellas será una cirugía.

¿Se puede rehabilitar una hernia discal para correr?

Ya hemos enumerado los ejercicios prohibidos de la hernia discal pero queda responder a una pregunta importante… ¿Podrás rehabilitarte y volver a disfrutar de todos los deportes que te gustarían?

Hay que comenzar con un trabajo mixto en el fortalecimiento de espalda, estiramiento de caderas, abdomen y todos los músculos que lo rodean.

El uso de bicicletas estáticas o la simulación de carreras en el agua son terapias de rehabilitación frecuentes en pacientes con esta situación. Los fisioterapeutas evalúan con  estos ejercicios el impacto en la zona lesiona: si hay molestias, dolor o si por el contrario están ausentes.

Existen especialistas que recomiendan hacer este tipo de prácticas sin calzado. Consideran que su práctica mejora la pisada, elimina el golpe en la zona con problemas e incluso perfecciona la técnica de correr. Se debe comenzar en un terrero suave e ir evaluando  progresivamente los resultados.

4 Comentarios

  1. Fidel alejandro agosto 6, 2020
    • Fitness Red Army agosto 6, 2020
  2. Andrea agosto 6, 2020
    • Fitness Red Army agosto 6, 2020

Deja un comentario