Skip to content
Fitness Red

Quemar grasas y calorías con estos ejercicios adelgazantes

Votame!

Triunfos y consejos para adelgazar, tonificar y mejorar el cuerpo rápidamente, en definitiva, quemar grasa, en este post explicamos cómo acelerar el metabolismo y sacar el mayor partido a tus entrenamientos con estos consejos y trucos para quemar grasas y calorías con la rutina de ejercicios y así bajar de peso, moldear y tonificar el cuerpo y además te explicamos cómo mantener ese peso y no volver a perderlo.

Hacer ejercicio de forma continuada

Intenté entrenar de tres a cinco veces por semana una hora u hora y media cada vez, incluso si puedes hace un poquito de ejercicio todos los días es mejor, algunos por ejemplo hacen media hora de ejercicio todos los días y esa constancia de hacerlo a diario hace adelgazar y moldear el cuerpo; de nada valdrá darse una paliza 1 o 2 días por semana y luego permanecer parado el resto de días, lo ideal es realizar rutinas en las que haya tanto cardio como tonificación; si te sobra mucho peso y grasa has más cardio que tonificación, darle prioridad al cardio y si te sobra poco peso y lo que más interesa es endurecer el cuerpo has más tonificación que cardio.

Un truco para quemar más grasa es si lo haces todo seguido hacer primero la tonificación y luego el cardio, la tonificación quema glucógeno almacenado y luego al hacer el cardio empezamos directamente a quemar la grasa acumulada. Otra opción que tienes es hacer cardio por la mañana y tonificación por la tarde y otra opción es hacerlo en días alternos o sea un día sólo cardio y otro sólo tonificación, recuerda que lo inteligente no es matarte durante dos o tres horas todos los días para acabar abandonando a las pocas semanas sin apenas resultados, sino hacer las sesiones justas y necesarias de entrenamiento e incorporarlas definitivamente a tu estilo de vida, así alcanzará la figura ideal y la mantendrás para siempre.

Realizan movimientos compuestos

Cuantos más músculos intervengan en el ejercicio más calorías se queman, es decir hacer ejercicios que movilicen dos o más grupos musculares a la vez. Por ejemplo, mientras caminas o haces cardio en casa o corres mueve mucho los brazos, las piernas y todo el cuerpo, esto ayuda a quemar más calorías, cuántos más músculos movilicemos en cada rutina más calorías quemamos, también podemos usar esto durante la tonificación y no sólo con el cardio por ejemplo mientras entrenamos con pesas hacer sentadillas al mismo tiempo.

Hacer ejercicio intenso

Cuando hacemos ejercicio intenso que es en el que tu corazón late fuerte se quema una gran cantidad de calorías, si haces trabajar a tu sistema cardiovascular será lo mejor para mejorar tu metabolismo. Acelera la velocidad o el ritmo cuando pedaleamos en bicicleta, cuando corremos, caminamos, nadamos o cuando hacemos cualquier tipo de ejercicio; cuanta más intensidad más gasto calórico habrá y cuanto más intenso sea el ejercicio más calorías se va a continuar quemando después de que la sesión de ejercicios haya acabado, porque las rutinas de alta intensidad aceleran el metabolismo durante varias horas.

Hacer ejercicio en la zona quema grasa

Según el ritmo cardiaco que mantengamos durante el ejercicio aeróbico quemamos más o menos porcentaje de grasa, si queremos quemar grasa lo más indicado es el ejercicio suave y prolongado. Si tu objetivo es bajar de peso es mucho mejor hacer ejercicio cardiovascular a una frecuencia cardiaca más baja donde podamos hablar sin quedarnos sin aliento, porque es cuando el cuerpo aún tiene oxígeno para quemar grasa, eso si se tiene que hacer sobre 40 o 60 minutos seguidos para que este tipo de ejercicio cardio tenga poder adelgazante; también se tiene que tener en cuenta que el cardio suave quema más grasa que el intenso, pero el intenso quema más calorías, quemar grasa y calorías no es lo mismo; además el suave no tiene el efecto que tiene el intenso de aumentar el metabolismo hasta varias horas tras acabada la rutina, así que lo ideal es que combines uno y otro y hacer ambos durante la semana.

Incorporar periodos de mayor velocidad en medio de la rutina

Cuando corremos, pedaleamos, caminamos ayuda a acelerar el metabolismo o sea cuando hagas ejercicio incrementa la velocidad y luego la bajas, ir haciendo cambios todo el tiempo. Podemos hacer por ejemplo un minuto de intensidad máxima y 30 segundos suave o al revés 30 minutos máxima y un minuto suave o un minuto máxima y un minuto suave, hay muchas combinaciones que podemos hacer, ir intercalando periodos de alta intensidad con descansos o momentos de baja intensidad; esto lo podemos hacer corriendo, saltando la cuerda, nadando, en bicicleta, haciendo sentadillas, etc.

La duración de los intervalos de esfuerzo y descanso depende del nivel de ejercicio, si no se está acostumbrado a este tipo de entrenamiento es mejor hacer descansos más largos y esfuerzos más cortos; el tiempo total de una rutina de este estilo puede ser diez, veinte o treinta minutos. Estos cambios de intensidad hacen que el cuerpo consuma más energía y aumente el metabolismo para todo el día o sea al acabar el ejercicio se continúa quemando calorías durante varias horas y esto ayuda a perder peso más rápido; lo ideal es hacer este tipo de ejercicios sobre 3 o 4 veces por semana para complementar las rutinas normales y así adelgazar más rápido.

Hacer entrenamiento con resistencia

Ya sea con pesas, barras, cintas elásticas, máquinas de gimnasio o con el peso del propio cuerpo; este tipo de ejercicio aumenta el consumo de oxígeno y el metabolismo queda acelerado durante varias horas después de la sesión de pesas. Además, con este tipo de ejercicio se tonifica y endurece el cuerpo a tope y se elimina la flacidez; también el tejido muscular es metabólicamente activo, es decir cuanta más masa muscular se tiene más calorías va a quemar el cuerpo para mantener esa masa muscular, en otras palabras, cuando más masa muscular se tiene más grasa se va perdiendo.

La musculación acelera el metabolismo, haciendo este tipo de ejercicio podemos quemar más grasa de la normal hasta 38 horas después de acabar la sesión de pesas. Muchas chicas suelen huir de la tonificación porque no quieren ponerse musculosas, pero es prácticamente imposible para la gran mayoría de las mujeres ponerse tan musculosas como un hombre, no es fácil que se aumente demasiado la musculatura ya que esto es muy complicado a no ser que se haga rutinas muy especiales de ejercicio y alimentación como las que hacen los culturistas, en cambio la tonificación nos ayuda a tener el cuerpo bonito, tonificado y sin flacidez.

Entrena por las mañanas y en ayunas

Entrenar por las mañanas antes de empezar con las actividades diarias tiene muchos beneficios como aumentar el metabolismo durante varias horas, si el mismo ejercicio se hace por la noche es menos eficaz porque a esas horas el cuerpo desciende el metabolismo porque se prepara para ir a dormir, pero si no se tiene tiempo en otro momento hacer ejercicio por la noche es mucho mejor que no hacer nada.

Si el ejercicio de la mañana lo haces en ayunas o semi ayunas al estar el aparato digestivo vacío el cuerpo utilizara las reservas de grasa para coger la energía que se necesita, eso sí el cardio en ayunas hacerlo un máximo de 30 ó 40 minutos porque si se está más de una hora puedes empezar a quemar los músculos y el cardio en ayunas debe ser suave porque si se hace algo muy intenso puede hacer faltar energía, así que en ese caso es bueno desayunar un poco antes de tu rutina. La tonificación nunca hagas en ayunas sólo el cardio porque los músculos necesitan mucha energía para poder trabajarlos bien.

Sesiones cortas varias veces al día

Si haces ejercicio dos, tres o cuatro veces al día, sesiones cortas de 10 ó 15 minutos con intensidad moderada alta mantendrás el metabolismo activo todo el día lo que ayudara a adelgazar más rápido.

Cambiar las rutinas de ejercicios a menudo

Cuanto más se entrena un deporte menos eficaz se es, lo que se traduce en un menor de calorías por que el cuerpo se acostumbra al ejercicio y quema menos calorías que al principio, variar las rutinas a menudo para no estancarse, aumenta la duración, la intensidad del entrenamiento, cambia de ritmo, de series, de días y horas por semana trabajados.

Asegurarse de que haces los ejercicios correctamente

Si entrenamos el cuerpo con buena postura el cuerpo conseguirá una forma buena, no se puede entrenar con los hombros caídos, además si se tiene una mala postura al hacer ejercicios se ingresa menos oxígeno al cuerpo que si se hace con una buena postura. Por ejemplo, si corres o si se hace bicicleta encogido ingresas menos oxígeno al cuerpo por lo cual hay menos quema de grasa; hacer los ejercicios con los hombros hacia atrás y relajados y no hacia adelante o encogidos, no hacer ejercicios con el tronco inclinado hacia adelante sino se tienes que poner bien derecho.