¿Se puede calentar la leche de almendras? Descubre la verdad

calentar leche almendras

La leche de almendras, utilizada desde la edad media por la duración de su conservación a comparación de la leche de vaca, es una de las tantas leches vegetales que se han convertido en una excelente opción para veganos, vegetarianos y personas intolerantes a la lactosa. Es bastante ligera con un delicioso sabor a nuez, es de fácil preparación aunque también se consigue en el mercado ya lista, orgánica y hasta enriquecida con vitamina B12. Ahora bien, la leche de almendras se puede calentar, sin embargo, dependiendo del tipo de vegetal de fruto seco obtendremos resultados muy diferentes. Esto se debe a que estas bebidas son a base de alimentos vivos y contienen sustancias que al entrar en calor hace que cambie su textura.

Te puede interesar… ☝

¿El agua influye en la pérdida de peso? Te contamos toda la verdad.✅

Por ejemplo, algunas se volverán como un mousse, otras se calientan normalmente sin ningún tipo de cambio, mientras otras se vuelven pegajosas o muy cremosas, casi como una nata. A diferencia de la leche de avena que se espesa a calentarse, la leche de almendras se puede mantener liquida. Ahora bien, al hablar de la leche de almendras casera, es decir, la que fabricamos en nuestras casas, son las que más mantienen su estructura al calentarse, lo que las vuelve ideales para mezclar con café, hacer puré, batidos, smoothies y hasta arroz con leche. De hecho el tan sabroso arroz con leche tradicional es a base de almendras, pues este se cocina a la perfección en leche de almendras. A continuación te daremos algunos consejos para calentar la leche de almendras con mucho éxito.

Índice

    Consejos para calentar leche de almendras

    Principalmente no debemos hervir la leche, es decir, lo primero que debemos saber es que ninguna leche se debe llegar a hervor, ya que pierden parte de sus nutrientes y pierden su textura, incluso algunas pueden llegar a cortarse, y es lo que menos queremos, tomarían un aspecto feo y en ocasiones podrían espesarse. Segundo deberás calentarla a fuego lento, siempre que caliente una leche de almendras o leche vegetal deberá hacerlo a fuego lento y removiendo con una cuchara o utensilio de madera, para evitar que se pegue en el fondo.

    LEER  A qué velocidad caminar en la cinta

    Otras recomendaciones serian no recalentar o enfriar luego de haberla calentado, ya que las leches al ser a base vegetal y de alimentos vivos, estas son sensibles a los cambios de temperatura y pueden dañarse, por lo que no es conveniente luego de calentarla meterla a la nevera. Al calentar la leche en una olla, cuando calentamos la leche en una olla a fuego lento el líquido se evapora, esto pasa incluso con la leche en vaca y tiende a crear cuajos. La leche de almendras al calentarse en olla suele generar pequeñas natas, y por último también podemos recomendar calentarla en el microondas, ya que no lo hacemos por inducción si no por radiación directa. Es decir, se calientan todas las moléculas del agua del líquido, esto no permite que se creen natas o que se espese, teniendo una leche caliente sin cambiar su estructura.

    Calentar leches vegetales caseras

    Al calentar leches vegetales caseras nos encontramos con una diversidad de resultados, algunas leches se separan, otras sedimentan y se pegan en el suelo de la olla, otras se espesan hasta convertirse en cremas o sustancias mocosas. Todo esto se debe a que las leches vegetales caseras están hechas de alimentos vivos y como tales mantienen grandes cantidades de enzimas, fibras naturales y vitaminas que en pasteurización se desaparecen. Gracias a que la leche casera está llena de nutrientes nos aportara diferente características físicas que aprovecharemos en función a donde la vamos a usar, ya sea en café, batidos, puré, etc. Si lo que buscamos es agregar a nuestro plato un sabor delicioso y obtener grasas no saturadas que nos ayuden a la prevención de enfermedades cardiovasculares, sin duda debemos usar leche de almendras, de nueces, de avellanas.

    Hoy en día se está incrementando el consumo de leche de almendras por todo el mundo, por ser una alternativa a la leche de vaca ya que no contiene lactosa libre de gluten. La elaboración de leche de almendra han aportado durante toda la historia proteínas, grasas y minerales necesarios, incluso llegando a recomendarse como sustituto de la leche materna a las mujeres que tuvieron problemas de lactancia. Ahora bien, si deseas calentar la leche de almendras lo puedes hacer, sin embargo debes recordar los tips y recomendaciones, nunca dejarla hervir ya que pierde todos sus nutrientes, podrá cambiar de textura, calentarla mejor en microondas que en una cazuela, ya que en microondas se calienta con radiación directa lo que hace que no cambie su textura y nos quede con la misma consistencia ideal para tomarla con café o para realizar recetas, por último tratar de no recalentarla.

    LEER  Experto en Nutrición Deportiva en TECH, la Universidad Tecnológica 100 % online

    ¿Existe alguna diferencia entre leche de almendras casera y la industrial?

    Tanto la leche vegetal casera como la industrial que la conseguimos en los supermercados se usa para cocinar, tomar cacao caliente, té, café o hacer postres calientes. La casera quizás es más sensible a los cambios de temperatura que la industrial, pero en sí, no hay mucha diferencia a la hora de colocarla a fuertes temperaturas. Por ejemplo la leche vegetal de avena, chía o semillas de lino, al calentarlas espesan porque no contiene mucílago pero si contiene grasa vegetal que al calentarla crea una especie de crema, esto es ideal cuando deseas hacer cremas bechamel o postres caseros. Otras leches se separan, hacen grumos o se pegan en el sartén.

    Consumir frutos secos hoy en día se ha convertido en un básico para llevar una dieta baja en calorías y una vida saludable, de todos los frutos secos la leche de almendras es la más conocida porque contiene un 25% de proteínas, también contienen una cantidad decente de cobre, vitamina B2 y fosforo lo que permite que sea muy rica en nutrientes y aporte muy pocas calorías. Además se puede usar en muchas recetas y platos de comida, desde caliente sabiendo conservarla, sin hervirla y removiendo con regularidad, hasta en platos fríos como batidos y merengadas. La almendra es una gran fuente de vitamina E, es un potente antioxidante que nos ayuda a contribuir con las inflamaciones, el envejecimiento y enfermedades como el cáncer, contiene propiedades prebióticas lo que nos proporciona que nos baje los niveles de cortisol, reduciendo el nivel de colesterol.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info