Tendinitis rotuliana: Ejercicios que debes hacer

Entre las lesiones más agudas  a nivel articular, la tendinitis rotuliana o “mal del saltador” es una lesión que afecta de manera directa los músculos de la parte delantera de la pierna, mejor conocida como muslo, estos comprometen la extensión y contracción  de la rodilla, haciendo de quien la padezca sea incapaz de  correr, patear, saltar y en muchos casos hasta limitar el caminar.

Este tipo de lesión suele verse en deportista y atletas que realicen prácticas de alta intensidad  e involucren los saltos continuos, entre las más comunes tenemos jugadores de voleibol y baloncesto, no obstante personas que presente casos de sedentarismo y poca actividad física, también son propensas a padecer de este mal.

Índice

    Causas del mal del saltador

    Entre las causas más comunes para las personas que pueden sufrir este tipo de lesión es tener los tendones de las rodillas con una estructura débil. Esto puede deberse a un factor genético en la mayoría de los casos.

    Otro factor muy común es el sobre uso, esto se da cuando se expone la rodilla a tiempos de actividad muy prolongados  en los cuales el tendón se desgasta y sobre carga, recuerda que los tendones son tejidos a los cuales no llega suficiente sangre, por ende carecen de los nutrientes necesarios para realizar actividades durante un tiempo prolongado.

    Desequilibrio biomecánico, este es un factor básico el cual debe su origen a la manera en la cual suelen caminar algunas personas (tener una mala pisada) esto se agrava si se practican actividades como la carrera o el senderismo en las cuales toda la tensión se acumula en los cuádriceps, músculos que están ligados directamente a la rodilla.

    Vale recalcar que la tensión muscular es un estado muy desfavorable en el cual los músculos suelen estar más tensos de lo normal, por ende mantienen estirados y en constante tensión a los tendones de la rodilla. Los músculos de los cuádriceps al ser de gran tamaño pueden ejercer gran cantidad de fuerza lo que puede derivar en una ruptura del tendón.

     ¿Qué se debe hacer para evitar la tendinitis rotulania?

    Lo principal es aumentar la ingesta de líquidos, mantenerse hidratados favorece la regeneración de los tendones. Incrementar  la ingesta de colágeno, vitamina C, vitamina E y magnesio, ayudan en gran medida a disminuir los riesgos de sufrir este tipo de lesiones.

    Una de las maneras más eficientes de evitar este tipo de lesiones es no caer en el sobre uso, darle al cuerpo el descansó necesario, de esta manera evitar la tensión muscular. Corregir la pisada puede ser de gran ayuda a la hora de evitar esta lesión, pero si ya eres parte de ese porcentaje que sufre este tipo de lesión, por suerte hay ejercicios para sanar la tendinitis rotuliana.

    Ejercicios para la tendinitis rotuliana

    Recuerda que una ruptura del tendón rotuliano genera un fuerte dolor a quien la padece, si está ruptura es total el único tratamiento válido para este estado es una intervención quirúrgica en la cual se reinserten los tendones.

    Entre los ejercicios para la tendinitis rotuliana tenemos el "auto masaje" es un método fácil para liberar gran parte de la tensión acumulada en los cuádriceps y liberar los tendones aparte de que puede prevenir lesiones secundarias como dañó en ligamento y meniscos.

    Los masajes de fricción son aún más eficiente y se usan como un ejercicio para la tendinitis rotuliana, en este debes aplicar un poco más de presión en la zona para llegar a capas más profundas de la musculatura.

    En este tipo de masajes te puedes valer de algún tipo de aceite o crema hidratante que favorezca el recorrido de las manos sobre la piel, lo recomendable es hacer esto de 5 a 10 minutos una vez a la semana, ya que puede ser un poco invasivo, pero favorece la circulación de la sangre aumentando la cantidad de nutrientes que puedan llegar al tendón.

    Otros ejercicios para la tendinitis rotuliana son los de potenciación excéntrica, este debe aplicarse a la zona del cuádriceps, este tipo de movimientos generan una mejora en la musculatura y aumentan el fortalecimiento de los tendones, esto permite que puedan aumentar gradualmente la cantidad de tensión a la cual pueden ser sometidos.

    Finalmente entre los ejercicios para la tendinitis rotuliana se deben mencionar los estiramientos del área del cuádriceps e incluyendo el recto anterior, ya que este es uno de los principales flexores de la cadera y tiene gran relevancia a la hora de mantener la pelvis posicionada de manera correcta, esto implica una corrección de las vértebras lo cual se traduce en una mejora de la postura y buena pisada.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info