A qué velocidad caminar en la cinta

Por supuesto, que todos aman caminar o trotar al aire libre. Disfrutar de un paseo respirando aire natural, ver los paisajes y ejercitarse a un ritmo propio. Pero, a veces esto no es posible, generalmente debido a que las condiciones climáticas no siempre son las más apropiadas.

Asimismo, hay personas que por cuestiones de horarios, no pueden realizar sus rutinas afuera, por lo que la caminadora o cinta es la mejor alternativa para no detener las actividades en casa.

Siempre surgen algunas dudas con respecto al uso de la cinta. Acá, se aclaran algunas interrogantes, como por ejemplo, a qué velocidad caminar en la cinta.

1.- Las zancadas deben ser entre 85 y 95 en cada pierna por minuto, según dicen los especialistas. Este debe ser el ritmo y la velocidad aproximada a la hora de correr y trotar en la cinta. Obviamente, todo depende de las capacidades físicas que tenga la persona.

2.- Correr y trotar en la cinta debe hacer sin desesperarse, a pasos firmes pero cortos a una velocidad apropiada. De esta manera, las articulaciones del individuo no se verán afectadas tras cada impacto sobre la máquina.

3.- Hay que llevar un control y la mejor manera de hacerlo, es con la ayuda de un cronómetro, bien sea aparte o en el teléfono inteligente. Con este aparato, la persona podrá tener un registro acertado de la velocidad aproximada y los pasos que se dan tras cada zancada.

4.- El número de zancadas en la máquina pueden ir aumentando poco a poco, hasta que la persona tenga el ritmo con el que mejor se sienta cómoda. El cuerpo se irá acoplando a esos cambios, pero poco a poco, sin apuros.

Ejercicios para la cinta importantes

Cuando se realizan ejercicios en la cinta, es importante tener en cuenta que el aumento del tiempo y la cantidad, requieren de un tiempo prolongado. Éste debe cumplirse sin querer llegar a la meta, sin antes “calentar” al cuerpo para estar ahí.

El calentamiento previo antes de comenzar a caminar o correr en la cinta tiene que hacerse todos los días. Es una forma de evitar cualquier tipo de lesiones o cansancios. Este proceso debe ejecutarse por un tiempo aproximado de 10 minutos, con ejercicios de calentamiento de músculos, que integren estiramientos y caminatas leves.

Una vez que se cumple ese paso, hay que continuar con la postura que hay que tener al momento de andar en la cinta. Primero, la cabeza debe estar alta y los ojos mirando hacia una misma dirección, derecho. El cuerpo tiene que estar recto, pero sin que haya incomodidad.

Los brazos deben estar ubicados a los lados, ni tan pegados ni tan separados del cuerpo. Se recomienda cerrar los puños al momento de andar en la máquina.

No se sugiere inclinar el cuerpo hacia adelante, debe estar derecho a fin de evitar lesiones mientras se corre, trota o anda.

Correr con zancadas rápidas pero cortas son las mejores para moverse a una velocidad apropiada. Este modo es perfecto para que no ocurran lesiones en las articulaciones, especialmente al nivel de las rodillas, donde podría recaer el mayor impacto.

Buenas posiciones

Los especialistas en ejercicios comentan que al correr o trotar sobre la cinta, la persona debe dejar que el medio pie sea el que golpee el suelo, rodillas solamente flexionadas, sin tener que estar inclinadas totalmente hacia adelante.

Mientras que las piernas deben estirarse lo necesario, sin ejercer mucha fuerza  para luego encogerlas con inmediatez, pero no de manera brusca. El pecho debe estar en posición hacia afuera. No obstante, hay que cuidar que no haya inclinación hacia adelante, siempre. Esta recomendación debe tomarse en cuenta sobre todo cuando se vaya aumentando la velocidad, si es necesario.

También al correr o caminar en la cinta es necesario contar con la indumentaria necesaria para ello. Por ejemplo, un buen par de zapatillas deportivas o tenis, pantalón de licra o suave de algodón y camiseta.

Las lesiones más frecuentes en la cinta

Sí, en la cinta también pueden ocurrir lesiones y bastante dolorosas, por ello es importante cumplir con las recomendaciones que se han expuesto al inicio de este artículo.

La mayoría de las lesiones ocurren por falta de calentamiento antes de comenzar la jornada. Estas molestias llegan a presentarse principalmente en la espinilla (la parte siguiente a la rodilla), rodilla o fracturas, en el peor de los casos.

Los músculos deben prepararse previamente y así, ejercitarse en la cinta no será todo un desastre lleno de heridas y malestares posteriores. ¡A entrenar! ¡Recuerda a qué velocidad caminar en la cinta!

Deja un comentario