Valor nutricional del jamón serrano propiedades y beneficios

Jamón serrano propiedades

En muchos países y para muchas personas el jamón serrano es un alimento que es muy valorado y solicitado en los platos de comida por todas las propiedades y beneficios que este tiene.

El jamón serrano posee una gran popularidad por el delicioso sabor que tienen, pero son muy pocas las personas que saben apreciar y conocen las propiedades nutricionales que son excelentes para la salud de las personas.

Índice

    Propiedades y beneficios del jamón serrano

    Si consumimos el jamón serrano en nuestra vida diaria nos va a ayudar a prevenir la osteoporosis ya que es un alimento que cuenta con una gran cantidad de hierro. Por lo cual muchos nutricionistas recomiendan el consumo durante todas las etapas de crecimiento que tiene una persona.

    Por ende, en este artículo de hoy nos vamos a interesar de los nutrientes que tiene el jamón serrano para tener una buena dieta. La gran variedad de propiedades nutricionales que tiene el jamón serrano destacan los lípidos, las vitaminas y las proteínas.

    Además, posee zinc, hierro, magnesio, calcio y fósforo, por lo cual el jamón serrano es un alimento rico en vitamina B1, como también en B2, B3, B6 y parte de vitamina D.

    La alta vitamina B1 que posee el jamón serrano, hace que su consumo se recomendado para personas que padecen de depresión y estrés, ya que se han realizado estudios en los cuales se ha determinado que cuando se está en esas situaciones, el cuerpo necesitas vitamina B1.

    Otros beneficios que posee el jamón serrano es que comparte las propiedades nutricionales al igual que el aceite de oliva, esto es por sus lípidos, ya que la mitad de la grasa que contiene el jamón serrano son insaturadas y la grasa principal es ácido oleico.

    Por todas las propiedades y los beneficios que contiene el jamón serrano, es muy positivo consumirlo, ya que nos ayudará mejorar nuestro colesterol malo que es el LDL, como también el colesterol bueno HDL.

    Características del jamón serrano

    Una de las principales características que posee el jamón serrano es que es un alimento de fácil digestibilidad, esto es por su reducida presencia de colágeno.

    Porque mientras se realiza el proceso de moderación del jamón serrano se hace una reacción química en la que interviene la acción de las peptidasas, estas son las que se encargan de romper los enlaces entre las proteínas y traen los aminoácidos.

    Esta característica convierte al jamón serrano es un alimento que tiene mucho beneficio para las personas que se recuperan de alguna intervención quirúrgica, como también para las personas que posee dificultades para hacer su digestión.

    Las mujeres que están embarazadas también se sienten beneficiadas con la dieta de jamón serrano o cuando están en el periodo de lactancia y también cuando los niños están en crecimiento y adolescencia.

    Si consumimos el jamón serrano en nuestra vida diaria nos va a ayudar a prevenir la osteoporosis ya que es un alimento que cuenta con una gran cantidad de hierro. Por lo cual muchos nutricionistas recomiendan el consumo durante todas las etapas de crecimiento que tiene una persona.

    Hay que tener presente que el jamón serrano posee una alta cantidad de sodio, por lo cual las personas que sufren de hipertensión consuman con cierto cuidado.

    La información nutricional del jamón serrano es la siguiente:

     

    Información nutricional del jamón serrano Por cada 100 gramos
    Calcio 12,70 mg
    Carbohidratos 0,0 g
    Energía 136 Kcal
    Fósforo 223,0 mg
    Grasas 5,60 g
    Hierro 2,30 mg
    Colesterol 7,90 mg
    Magnesio 17,10 mg
    Potasio 250,0 mg
    Proteínas 21,37 g
    Sodio 2340,0 mg
    Zinc 2,20 mg
    Vitamina B1

    Vitamina B2

    Vitamina B3

    Vitamina B6

    0,57 mg

    0,25 mg

    6,70 mg

    0,41 mg

    Yodo 11,40 mg

    Jamon de pavo

    ¿Cómo se consume el jamón serrano?

    Para consumir el jamón serrano debemos tener presente un factor importante y es que debemos estar pendiente de la temperatura que tienen, este debe de ser entre los 20 y 25 ºC, esto es para que el jamón conserve las propiedades organolépticas como su textura, sabor, apariencia y aroma.

    Si mantenemos esa temperatura en nuestro jamón serrano, la grasa va a estar en su punto y se mezclará con el magro lo cual hace que el jamón sea más jugoso.

    Cuando vayamos a servir el jamón debemos hacerlo en lonchas finas y no largas, hay que tener presente que el jamón es mejor cortarlo a mano que a máquina.

    Esto es porque si utilizamos máquina para cortar el jamón serrano, la alta temperatura que tiene el disco cuando esté en contacto con el jamón va a modificar el sabor como también promover pérdida de los nutrientes.

    Mientas que, si lo cortamos a mano, el movimiento suave que se realiza con el cuchillo va a permitir que consigamos lonchas más sabrosas y que estas tengan todos los nutrientes. Lo más recomendable es cortar lo que se va a consumir en el momento para que el jamón este siempre jugoso y no pierda sus nutrientes y propiedades organolépticas.

    Lo más tradicional para consumirlo es con pan, pero igual en otras partes del mundo se sirve con tomate y bebidas frías.

    ¿Cómo conservar el jamón serrano?

    Debemos conocer como conservar el jamón serrano para que cada vez que lo comamos este siempre tenga su sabor, aroma y nutrientes adecuados. Como ya hablamos antes, solo se debe cortar el jamón que vayamos a consumir, ya que esta es la mejor manera para que se conserve el jamón serrano.

    En ciertas partes del mundo, impregnan la superficie exterior del jamón con aceite y pimentón para que sean conservantes del mismo, pero hay otros lugares que no, ya que la misma grasa que contiene le jamón cumple con esa función y no modifica su textura, aroma o sabor.

    Lo ideal sería que cubramos el jamón serrano con un trapo que sea de algodón y además con un saco con el mismo material, para luego colgarlo en un sitio con la pezuña hacia arriba. En mucha partes del mundo por comodidad lo conservan en el mismo jamonero de manera horizontal.

    Pero si va a pasar mucho tiempo el jamón así, debamos colgarlo para que la grasa fluya con el efecto de gravedad. Es común encontrar paraguas que están clavadas abajo del jamón para que este recoja toda la grasa que va soltando.

    Jamon serrano con frutos

    Otras recomendaciones al consumir jamón serrano

    Es muy importante tener en cuenta que no debemos utilizar ningún tipo de plástico para envolverlo, ya que el jamón serrano necesita respirar y si tardamos mucho tiempo en volver a utilizarlo puede que desechemos las primeras capaz porque se endurecen y tienen un sabor rancio.

    Si sobran lonchas que no utilicemos, tenemos que guardarlas en la nevera, pero de forma correcta, no en un plato, tenemos que cubrirlas con un papel que no tenga aire adentro. Aunque son muchas personas que compran las lonchas ya envasadas por comodidad.

    Hay que tener presente que, si usted va a comprar las lonchas así, hay que recordar que antes de consumirlas la dejemos un rato al aire para que el jamón serrano pueda recuperar todas sus propiedades organolépticas y sus nutrientes.

    Esperamos que todos estos consejos hayan sido de utilidad, si tienes alguna información que agregar acerca del jamón serrano, puedes dejarlo en los comentarios, puede ser de gran utilidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info