¿Por qué utilizar el ultrasonido en fisioterapia?

ultrasonido fisioterapia

Los ultrasonidos son una de las técnicas de electroterapia más difundidas en la actualidad para el tratamiento de un amplio y variado número de patologías.

Una característica que define a los ultrasonidos es que son un tipo de onda terapéutica no electromagnética, puesto que es una onda asociada al sonido necesitara un medio de transmisión para transferir su energía, los más usados en terapia son el gel conductor y el agua, es por ellos que una premisa esencial con la terapia de ultrasonidos será la de prestar siempre atención a que el contacto y la transmisión de energía puedan realizarse siempre en condiciones óptimas.

El ultrasonido en sí, es un equipo que transfiere ondas mecánicas de mayor frecuencia que las del sonido, a través de un medio físico como puede ser un gel especifico, que permite que pueda propagarse y transmitir energía que es lo mismo que el calor profundo, gracias a la vibración que produce dichas ondas.

Índice

    Para que se utiliza el ultrasonido en la fisioterapia

    En fisioterapia el ultrasonido se utiliza para tratar lesiones, inflamación de tendones, cicatrices, etc. No transfiere frío ni calor de manera que el paciente los pueda sentir, es un calor que va al interior a los tejidos del musculo; la trasmisión del ultrasonido no es la misma en todos los tejidos algunos tejidos son capaces de absorber la energía mucho mayor que otros, en términos de practica de clínica, los tejidos que absorben más energía son aquellos con alto contenido de colágeno.

    Si la temperatura de los tejidos se eleva a los 40 o 45 grados se producirá una hiperemia, cuyo efecto será terapéutico. Además, la temperatura de este rango ayuda con la cicatrización de estados inflamatorios crónicos.

    Beneficios del ultrasónico

    Algunos beneficios del ultrasonido en fisioterapia son; la cicatrización de las lesiones, la vasodilatación de la zona con hiperemia y aumento del flujo sanguíneo, el efecto antialgico y espasmolítico, acelera la tasa de recuperación y mejora la calidad de reparación, incrementa el metabolismo local con la estimulación de funciones celulares y la capacidad de regeneración. Entre los beneficios del ultrasonido en fisioterapia está también que los tejidos más efectivamente calentados están el periostio, los tejidos colágenos y los músculos fibrosados.

    LEER  Excelentes remedios caseros para eliminar los sarros en los dientes

    En que frecuencias trabaja

    Las frecuencias más usadas en terapia ultrasónica son de 1 y 3 MHz respectivamente, frecuencias de oscilación que se obtienen al hacer pasar energía eléctrica a través de un cristal natural o artificial. La frecuencia de 1Mhz penetra más que la de 3Mhz, al igual sucede con las corrientes electromagnéticas de aplicación en terapia: a mayor frecuencia menor es la penetración, por lo tanto si nos enfrentamos a patologías que han alterado tejidos superficiales solo lograremos los resultados deseados con frecuencia de 1Mhz.

    El ultrasonido en la fisioterapia tiene efectos de varios tipos; efectos térmicos cualquier tipo de energía al actuar sobre el cuerpo sufre una transformación en forma de calor, por lo tanto tienen que tener cuidado especialmente al tratar zonas en que haya  con el paso del tiempo y la práctica parece cada vez más claro que los resultados positivos se debe fundamentalmente al efecto mecánico sobre los tejidos, al aplicar el cabezal y conectar al cuerpo un equipo de ultrasonido hacemos vibrar el tejido subyacente hasta la profundidad, esa vibración de alta frecuencia es la que nos resulta útil en la tendinitis y en las cicatrices queloides para lograr una mayor elasticidad en estos tejidos.

    Que causa un ultrasonido en el cuerpo

    Si podemos usar los ultrasonidos en fonoforesis se debe a que produce un aumento en la permeabilidad de membrana a nivel celular, y por lo tanto podemos administrar a través del gel sustancias que favorezcan a la recuperación, nos aprovechamos de este efecto para introducir con la presión del sonido moléculas que nos ayudaran en el proceso de rehabilitación.

    Por otro lado los ultrasonidos van acelerar los procesos químicos sobre la zona en que se apliquen, al provocar una vibración del tejido lograremos una aceleración de los intercambios en la zona, que incluirán además un aumento del riego sanguíneo durante el periodo en que dura el tratamiento de fisioterapia.

    Los efectos no térmicos del ultrasonido terapéutico se atribuyen principalmente a una combinación de los efectos de cavitación y de la transmisión acústica. La cavitación se refiere a la formación de burbujas llenas de gas dentro de los tejidos y fluidos corporales, por otro lado la transmisión acústica se describe como un remolino a pequeña escala de fluido cerca de una estructura vibrante, se sabe que este fenómeno afecta las velocidades de difusión y la permeabilidad de la membrana celular, con el ultrasonido la permeabilidad de los iones de sodio se altera dando lugar a cambios en el potencial de la membrana celular.

    LEER  ¿Cuáles son los inconvenientes de hacer cardio en ayunas?

    Tipos de fisioterapias con ultrasonidos

    Existen diferentes tipos de ultrasonido para fisioterapia y rehabilitación, los dos tipos más comunes son: ultrasonido continuo se utiliza como termoterapia profunda y selectiva en estructuras tendinosas y periarticulares y el ultrasonido pulsado es utilizado actualmente por sus efectos positivos sobre la inflamación, el dolor  el edema, es indicado en procesos agudos e inflamatorios ya que con parámetros adecuados carece de efectos térmicos.

    Tanto los ultrasonidos continuos como los pulsátiles pueden aumentar la difusión de los medicamentos aplicados tópicamente, el calor generado aumenta la energía cinética de las moléculas, dilata los puntos de los folículos y las glándulas sudoríparas, aumentando de esta manera la circulación en el área tratada.

    Una sesión puede tener una duración de entre 10 y 20 minutos, se suele aplicar una vez al día. En las lesiones agudas, se usa el modo pulsátil por espacio de 6 a 8 días en sesiones al día, en las patologías crónicas se usa de manera continua durante unas 10 a 12 sesiones en días alternos. Muchos expertos dicen que el límite de sesiones debería ser no más de 14 en la mayoría de los casos, que más de ese número puede reducir hematíes y leucocitos.

    En conclusión se ha comprobado la eficacia del ultrasonido en la fisioterapia derivada de los efectos del calor y masaje, aumenta el flujo sanguíneo en el área tratada, lo cual acelera el proceso de curación, además reduce la hinchazón y edema que son las principales fuentes de dolor en las personas.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos Cookies. Si sigues navegando, damos por hecho que las aceptas :) Más info