Si te preocupa saber cuáles son las pulsaciones normales corriendo has llegado al artículo correcto, ya que velozmente te contaremos cuántos latidos por minuto debería tener tu corazón en una carrera.

Aparte de ello, sabrás qué es la frecuencia cardíaca máxima y cómo conocerla en tu caso en específico.

¿Eres nuevo corriendo?

Lo que si le pasará a tu cuerpo cuando tu frecuencia cardiaca máxima empiece a ser superada es que se irá debilitando con el paso del tiempo. Es por esto que los especialistas siempre recomiendan mantenerse en un nivel inferior de esta, especialmente cuando se espera cumplir con ciertas distancias.

Si eres nuevo corriendo lo primero que necesitas saber es que cuando practicas algún deporte tu cuerpo gana una necesidad de oxígeno y energía especial y eso es lo que hace que el corazón lata más veces de cuando se está en reposo.

No te asustes, es algo normal que le sucede hasta a los deportistas élite. La necesidad del corazón de latir más cuando se está llevando a cabo una actividad física parte del hecho de que es necesario que el flujo de sangre aumente para que puedas gozar de mayor oxígeno y energía.

Ahora, fijemos nuestra atención a qué debería pasar cuando corremos. Y es que, lo normal que se espera es que los latidos por minutos (llamados popularmente como “lpm” para abreviarlo) deberían estar entre 120 a 160. Ese es el nivel de frecuencia cardiaca normal durante este tipo de entrenamiento.

Sin embargo, este es un límite que puede variar. Y es que debemos tener en cuenta que los latidos por minuto irán avanzando de forma progresiva hasta que llegue un punto en el cual no puedan hacerlo más y será cuando tu cuerpo empiece a sentirse agotado y no podrás seguir.

            ¿Conoces la frecuencia cardíaca máxima?

Anteriormente te hemos mencionado lo que debería ser una frecuencia cardiaca normal si te encuentras corriendo. Sin embargo, en el último párrafo te hemos dado una pequeña introducción con una explicación de cómo se puede obtener la frecuencia cardíaca máxima (conocida como FCmax).

Debes pensar en la frecuencia cardiaca máxima como ese número de latidos por minuto más alto que tu cuerpo puede tener, o soportar. Y es que este es un límite al cual se llega sin la necesidad de poner en riesgo la salud del deportista, al contrario de lo que muchos llegan a creer.

Conocer la frecuencia cardiaca máxima en tu caso te ayudará a planificar y conocer las intensidades de tus entrenamientos. Ya que no todos tenemos las mismas aptitudes físicas a la hora de correr. Todo esto te llevará a que tus prácticas puedan ser mucho más efectivas.

La frecuencia cardíaca puede calcularse de manera sencilla. Ya que lo único que necesitas es restarle 220 a tu edad. Ten en cuenta que esta es una fórmula que se implementó en personas adultas sanas y que a medida que vas envejeciendo el número de latidos por minutos debería ir bajando.

Las personas que prefieren conocer su frecuencia cardiaca máxima apoyados en lo que la ciencia ha descubierto para ellos usan un pulsómetro, que se trata de una herramienta muy útil para saber cómo está nuestro corazón en cualquier momento del día, en especial cuando practicamos cualquier tipo de entrenamiento físico de intensidad.

Cuántas pulsaciones al correr

            ¿Qué puede hacer que mis pulsaciones varíen cuando estoy corriendo?

Ten en cuenta que todo se reduce a cuando nos enfrentamos a nuestras primeras carreras, que es más probable cuando notemos que nuestra frecuencia cardiaca puede sufrir cambios muy notorios. Y todo esto depende de la distancia de la carrera que esperamos llevar a cabo.

La relación que se puede sacar en este caso es bastante sencilla, mientras más largo sea el trayecto que esperas correr más bajos deberían ser tus latidos por minuto. Por lo que en las carreras más cortas puede que tu corazón esté un poco más intranquilo.

Se han hecho estudios a deportistas que corren 5 kilómetros y se ha comprobado que su han usado sólo el 95% de su frecuencia cardiaca máxima, mientras que otros que han corrido un medio maratón han llegado a usar incluso el 85% de esta. Lo que comprueba lo que te hemos contado anteriormente.

Sin embargo, debes saber que estos son datos que no dejan de ser medias, por lo que no es una buena idea que te obsesiones con ellos. Puede haber otros factores que hagan que tu ritmo cardíaco suba más, como es el caso de la temperatura.

            ¿Puedo confiar en un pulsómetro para conocer mis pulsaciones corriendo?

En aquellos casos donde optes por usar un pulsómetros debes estar consciente que su utilidad empieza a desaparecer cuando se supera una cierta distancia. Y también existen otros factores que pueden alterar sus datos, como es el caso de estar nerviosos.

Por ello lo mejor es confiarle la fiabilidad a la lectura del último tercio de tu recorrido. En este punto los nervios ya habrán desaparecido y tu cuerpo se habrá condicionado a la actividad que estás realizando. Así sabrás si tus pulsaciones superan, o no, tu frecuencia cardíaca máxima.

            ¿Qué pasará si supero mi frecuencia cardíaca máxima?

Lo primero que queremos hacer es que las probabilidades de que te de un ataque al corazón porque este músculo se acelere demasiado cuando estás corriendo no son tan altas como crees, por lo que puedes sacar esa idea de tu mente.

Lo que si le pasará a tu cuerpo cuando tu frecuencia cardiaca máxima empiece a ser superada es que se irá debilitando con el paso del tiempo. Es por esto que los especialistas siempre recomiendan mantenerse en un nivel inferior de esta, especialmente cuando se espera cumplir con ciertas distancias.

Para cruzar la línea de meta con éxito no hace falta sólo tener una buena técnica para correr, o unas buenas zapatillas, sino también haber acondicionado nuestro corazón para que no envíe pulsaciones de más que terminen por afectar nuestra resistencia y tengamos que bajar el ritmo, o parar.

¿Listo para ir a dar una vuelta?

Ahora que no sólo sabes cuáles son las pulsaciones normales corriendo, sino también algunos factores que pueden hacer que estas varíen y cómo sacar tu frecuencia cardíaca máxima, ya puedes empezar a entrenar en pro de respetar los límites de tu cuerpo y mantenerte saludable.

Deja tu comentario